Inicio> El cáncer> Tratamiento

ALIADA-6

Tratamiento

Muchas personas con cáncer quieren participar activamente en la toma de decisiones acerca de su atención médica. Es natural que usted quiera aprender lo más posible acerca de su enfermedad y opciones de tratamiento. Sin embargo, el choque y el estrés después del diagnóstico pueden hacer difícil pensar en todo lo que usted quisiera preguntar a su médico. Con frecuencia, es útil hacer una lista de preguntas antes de una consulta.

Para ayudarse a recordar lo que dice el médico, usted puede tomar notas o preguntar al médico si puede usar una grabadora. Algunas personas quieren que un miembro de su familia o un amigo esté presente durante la consulta con el médico, para que participen en la discusión, que tomen notas o simplemente que escuchen.

No es necesario hacer todas las preguntas en una sola consulta. Usted tendrá otras oportunidades para pedir a su médico o al personal de enfermería que le expliquen algunas cosas que no le quedaron claras y pedir más información.

Es posible que su médico le dé referencias de un especialista o que usted pida referencias. Los especialistas que se ocupan del cáncer son los cirujanos, médicos oncólogos, hematólogos y oncólogos radioterapeutas.

Obtención de una segunda opinión
Antes de empezar el tratamiento, quizás usted querrá obtener una segunda opinión acerca de su diagnóstico y plan de tratamiento. Muchas compañías de seguros cubrirán el costo de una segunda opinión si su médico la solicita. Es posible que le lleve tiempo y esfuerzo juntar su expediente médico y arreglar una cita para ver a otro doctor. En la mayoría de los casos, la demora en empezar el tratamiento no hace que este sea menos efectivo. Sin embargo, algunas personas con cáncer necesitan tratamiento inmediato. Para tener seguridad, usted deberá consultar esta demora con su médico.

Hay varias maneras de encontrar a un médico para obtener una segunda opinión:

  • Su médico le puede dar referencias de uno o más especialistas. En los centros oncológicos, muchos especialistas trabajan con frecuencia en equipo.
  • La asociación médica local o estatal, un hospital cercano o una escuela de medicina pueden proporcionar generalmente los nombres de los especialistas.
  • Las organizaciones sin fines de lucro con interés en el cáncer pueden ayudar.

Métodos de tratamiento
En sólo segundos, se obtienen múltiples imágenes de cada seno que un sofisticado sistema informático convertirá en una imagen tridimensional del tejido mamario, permitiendo analizar independientemente capas milimétricas de alta resolución para que nada quede oculto entre los tejidos circundantes. Esta capacidad es la principal diferencia de la mamografía 3D con respecto a sus antecesoras.

El plan de tratamiento depende principalmente del tipo de cáncer y del estadio de la enfermedad. Los médicos consideran también la edad del paciente y su salud general. Con frecuencia, el objetivo del tratamiento es curar el cáncer. En otros casos, el objetivo es controlar la enfermedad o reducir los síntomas el mayor tiempo posible. El plan de tratamiento puede ir variando con el tiempo.

La mayoría de los planes de tratamiento incluyen cirugía, radioterapia o quimioterapia. Algunos comprenden terapia hormonal o terapia biológica. Además, se puede hacer un trasplante de células madre para que el paciente pueda recibir altas dosis de quimioterapia o radioterapia.

Algunos cánceres responden mejor a un solo tipo de tratamiento; otros pueden responder mejor a una combinación de tratamientos.

Los tratamientos pueden actuar en un área específica (terapia local) o en todo el cuerpo (terapia sistémica).

  • La terapia local extirpa o destruye el cáncer en una sola parte del cuerpo. La cirugía para extirpar un tumor es una terapia local. La radioterapia para destruir un tumor o reducir su tamaño generalmente es también terapia local.
  • La terapia sistémica envía medicamentos o sustancias por el torrente sanguíneo para destruir células cancerosas en todo el cuerpo; destruye las células cancerosas que se hayan diseminado más allá del tumor original. La quimioterapia, la terapia hormonal y la terapia biológica son generalmente terapias sistémicas.

Su médico puede describirle sus opciones de tratamiento y los resultados esperados. Usted y su médico pueden trabajar juntos para decidir cuál es el mejor plan de tratamiento para usted.

Los efectos secundarios son frecuentes ya que los tratamientos para el cáncer generalmente dañan células y tejidos sanos. Los efectos secundarios dependen fundamentalmente del tipo y extensión del tratamiento. Es posible que los efectos secundarios no sean los mismos para todos los pacientes que reciben el tratamiento, y los efectos pueden cambiar de una sesión de tratamiento a otra.

Antes de empezar el tratamiento, el equipo de atención médica le explicará los efectos secundarios posibles y le sugerirá formas de manejarlos. Este equipo incluye enfermeras, dietista, fisioterapeuta y otros profesionales médicos.

En cualquier estadio del cáncer, los cuidados médicos de apoyo están a disposición para aliviar los efectos secundarios causados por el tratamiento, controlar el dolor y otros síntomas y aligerar los problemas emocionales y prácticos.

Antes de empezar el tratamiento, tal vez usted querrá hacer estas preguntas al médico:

  • ¿Cuál es mi diagnóstico?
  • ¿Se ha diseminado el cáncer? Si es así, ¿adónde? ¿Cuál es el estadio (etapa) de la enfermedad?
  • ¿Cuál es la meta del tratamiento? ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento? ¿Cuál me recomienda usted? ¿Por qué?
  • ¿Cuáles son los beneficios esperados de cada uno de los tratamientos?
  • ¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios posibles de cada tratamiento?
  • ¿Cómo se pueden manejar los efectos secundarios?
  • ¿Será la esterilidad un efecto secundario de mi tratamiento? ¿Puede hacerse algo para eso?
  • ¿Debo pensar en almacenar espermatozoides u óvulos?
  • ¿Qué puedo hacer para prepararme para el tratamiento?
  • ¿Con qué frecuencia recibiré tratamiento? ¿Cuánto durará mi tratamiento?
  • ¿Tendré que cambiar mis actividades normales? Si es así, ¿por cuánto tiempo?
  • ¿Cuál es el costo aproximado del tratamiento? ¿Cubrirá mi seguro médico estos costos?
  • ¿Qué nuevos tratamientos se encuentran en estudio? ¿Será un estudio clínico apropiado para mí?

Cirugía
En la mayoría de los casos, el cirujano extirpa el tumor y un poco de tejido de su alrededor. El hecho de quitar un poco de tejido que rodea el tumor puede ayudar a evitar que el tumor vuelva a crecer. El cirujano puede también extraer algunos ganglios linfáticos cercanos.

Los efectos secundarios de la cirugía dependen principalmente del tamaño y ubicación del tumor y del tipo de cirugía. Toma tiempo para recuperarse después de una cirugía. El tiempo de recuperación es diferente para cada tipo de cirugía. Es diferente también para cada persona. Es común sentirse débil o cansado por un tiempo.

La mayoría de la gente se siente incómoda durante los primeros días después de una cirugía. Sin embargo, los medicamentos pueden ayudar a controlar el dolor. Antes de la cirugía, usted deberá consultar el plan para aliviar el dolor con su médico o enfermera. El doctor puede ajustar el plan si usted necesita más alivio del dolor.

A algunas personas les preocupa que la cirugía (o aun la biopsia) para cáncer diseminen la enfermedad. Esto casi nunca ocurre. Los cirujanos usan métodos especiales y siguen varios pasos para evitar que las células cancerosas se diseminen. Por ejemplo, si deben extirpar tejidos de más de un área, usan instrumentos diferentes para cada sitio. Esto ayuda a reducir la posibilidad de que las células cancerosas se diseminen a tejidos sanos.

En forma semejante, algunas personas temen que la exposición de las células cancerosas al aire durante la cirugía cause la diseminación del cáncer. Esto no es verdad. El aire no hace que el cáncer se disemine.

Radioterapia
La radioterapia (también llamada terapia de radiación) usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Los médicos usan distintos tipos de radioterapia. Algunas personas reciben una combinación de tratamientos.

  • Radiación externa. La radiación proviene de una máquina grande fuera del cuerpo. La mayoría de los pacientes van al hospital o clínica para su tratamiento, generalmente 5 días a la semana durante varias semanas.
  • Radiación interna (radiación por implante o braquiterapia). La radiación proviene de material radioactivo puesto en semillas, agujas o tubos delgados de plástico colocados directamente en el tejido. El paciente se queda por lo general en el hospital. Los implantes permanecen en el sitio generalmente por varios días.
  • Radiación sistémica. La radiación proviene de un líquido o cápsulas que contienen material radioactivo que viaja por el cuerpo. El paciente toma el líquido o las cápsulas o recibe una inyección. Este tipo de radioterapia puede ser usada para tratar el cáncer o para controlar el dolor del cáncer que se ha diseminado a los huesos. Solo unos pocos cánceres se tratan actualmente de esta manera.

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen principalmente de la dosis y del tipo de radiación que usted reciba, así como de la parte de su cuerpo que sea tratada. Por ejemplo, la radiación a su abdomen le puede causar náuseas, vómitos y diarrea. Su piel en el área tratada puede ponerse roja, seca y sensible. También se le puede caer el pelo del área tratada.

Es posible que se sienta muy cansado durante la radioterapia, especialmente en las últimas semanas de tratamiento. Descansar es importante, si bien los médicos aconsejan a sus pacientes que traten de ser lo más activos posible.

Por suerte, la mayoría de los efectos secundarios desaparecen con el tiempo. Mientras tanto, existen maneras para disminuir las molestias. Si usted tiene algún efecto secundario que es particularmente grave, es posible que su médico le sugiera interrumpir el tratamiento.

Quimioterapia
La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir células cancerosas. La mayoría de los pacientes reciben quimioterapia por la boca o por una vena. De cualquier manera, los fármacos entran en el torrente sanguíneo y pueden afectar las células cancerosas en todo el cuerpo.

La quimioterapia se administra generalmente en ciclos. El tratamiento se administra uno o varios días. Luego se tiene un período de recuperación por varios días o semanas antes de la sesión siguiente de tratamiento.

La mayoría de las personas reciben el tratamiento en la parte de consultas externas del hospital, en el consultorio del médico o en casa. Sin embargo, algunas necesitan quedarse en el hospital durante la quimioterapia.

Los efectos secundarios dependen principalmente de los fármacos y de la dosis. Los fármacos afectan las células cancerosas y otras células que se dividen rápidamente:

  • Glóbulos de la sangre. Cuando los fármacos dañan los glóbulos sanguíneos sanos, usted tiene más probabilidades de contraer infecciones, de sangrar o magullarse con facilidad y de sentirse muy débil y con mucho cansancio.
  • Células de las raíces del pelo. La quimioterapia puede causar la caída del pelo. Su pelo volverá a crecer, pero es posible que cambie de color y textura.
  • Células que recubren el tubo digestivo. La quimioterapia puede causar disminución del apetito,náuseas, vómitos, diarrea, o llagas en la boca y labios.

Algunos fármacos pueden afectar la fecundidad. Las mujeres pueden no embarazarse y los hombres pueden no procrear hijos.

Aunque los efectos secundarios de la quimioterapia pueden ser muy molestos, la mayoría son temporales. En general, su médico los puede tratar o controlar.

Terapia hormonal
Algunos cánceres necesitan hormonas para crecer. La terapia hormonal impide que las células cancerosas obtengan o usen las hormonas que necesitan. Es terapia sistémica.

La terapia hormonal usa fármacos o cirugía:

  • Medicamentos o fármacos. Su médico le da un medicamento que detiene la producción de algunas hormonas o impide que las hormonas funcionen.
  • Cirugía. El cirujano extirpa algunos órganos (como los ovarios o los testículos) que fabrican hormonas.

Los efectos secundarios de la terapia hormonal dependen del tipo de tratamiento. Estos efectos son aumento de peso, sofocos o bochornos, náuseas y cambios en la fecundidad. En las mujeres, la terapia hormonal puede hacer que ya no se presente el período menstrual o que sea muy irregular y puede causar sequedad vaginal. En los hombres, la terapia hormonal puede causar impotencia, pérdida del deseo sexual, aumento del tamaño o sensibilidad de los senos.

Terapia biológica
La terapia biológica es otro tipo de terapia sistémica. Ayuda al sistema inmunitario (el sistema de defensas naturales del cuerpo) a luchar contra el cáncer. Por ejemplo, algunos pacientes con cáncer de vejiga reciben una solución de bacilo de Calmette y Guérin después de la cirugía. El médico usa un catéter para depositar la solución en la vejiga. Esta solución contiene bacterias vivas atenuadas que estimulan el sistema inmunitario a que elimine las células cancerosas. La BCG puede causar efectos secundarios. Puede irritar la vejiga. Algunas personas pueden tener náuseas, fiebre ligera o escalofríos.

La mayoría de los otros tipos de terapia biológica se administran por la vena. La terapia biológica viaja por el torrente sanguíneo. Algunas personas pueden tener una irritación de la piel en el sitio de la inyección. Algunas otras tienen síntomas de gripe como fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, fatiga debilidad y náuseas. La terapia biológica puede también causar efectos secundarios más graves, como cambios en la presión arterial y problemas respiratorios. La terapia biológica se administra generalmente en el consultorio del médico, en la clínica o en el hospital.

Trasplante de células madre hematopoyéticas*
El trasplante de células madre (células que forman glóbulos sanguíneos) permite que los pacientes reciban altas dosis de quimioterapia, de radioterapia o ambas. Las altas dosis destruyen tanto las células cancerosas como las células normales de la médula ósea. Después del tratamiento, los pacientes reciben células madre hematopoyéticas (que forman o producen sangre) sanas por un tubo flexible que se coloca en una vena. Las células madre trasplantadas generan glóbulos sanguíneos nuevos. Las células madre se pueden extraer del paciente antes de recibir el tratamiento con altas dosis o pueden obtenerse de otra persona. Para este tratamiento, el paciente permanece en el hospital.

Los efectos secundarios de la terapia de altas dosis y del trasplante de células madre son las infecciones y hemorragias. Además, puede ocurrir que quienes reciben células madre de un donante presenten la enfermedad de injerto contra huésped (EICH). En esta enfermedad, las células madre donadas atacan los tejidos del paciente. Con más frecuencia, la enfermedad de injerto contra huésped afecta el hígado, la piel, o el tubo digestivo. La enfermedad de injerto contra huésped puede ser grave o hasta mortal. Puede ocurrir en cualquier momento después del trasplante o hasta años después. Algunos fármacos pueden ayudar a evitar, tratar o controlar esta enfermedad.

El contenido en esta sección se ha basado en la información del sitio web www.cancer.gov/espanol del National Cancer Institute (NCI).

Primeros pasos

en caso de cáncer

doctora carracedo mini

Enfrentar un tratamiento de cáncer puede ser un proceso difícil. Para ayudarle a recorrer ese camino le mostramos los primeros pasos.