Inicio> Nuestros Tratamientos> Terapia Hormonal

ALIADA

Terapia Hormonal

La terapia hormonal u hormonoterapia busca interferir en la actividad o en la producción de las hormonas que las células cancerosas requieren para su crecimiento. Es un tratamiento frecuente en algunos cánceres de mama y en el cáncer de próstata.

La terapia hormonal en el cáncer de mama

El estrógeno y la progesterona son hormonas que pueden promover el crecimiento de algunos cánceres de mama. Cuando al menos una de ellas lo hace, se dice que el tumor es sensible a las hormonas u «hormono-dependiente» y por lo tanto, su tratamiento podría incluir la terapia hormonal. Esta dependencia hormonal se detecta con un análisis de inmunohistoquímica.

En estadios iniciales de la enfermedad, la terapia hormonal suele administrarse por vía oral después de la cirugía o de otros tratamientos con el propósito de reducir las probabilidades de reaparición de la enfermedad. La combinación con otros tratamientos como quimioterapia, radioterapia o terapia biológica es definida por el equipo profesional de ALIADA.

En los casos en los que el cáncer se ha diseminado, la terapia hormonal puede ayudar a controlar el avance de la enfermedad, prolongando la supervivencia y mejorando la calidad de vida. En estos casos, puede administrarse como terapia inicial.

Existen distintos tipos de tratamiento hormonal para el cáncer de mama, que podrían resumirse en tres grandes grupos de acuerdo a su acción en el organismo:

  • Bloqueo de la producción de estrógeno. Puede conseguirse con fármacos llamados inhibidores de aromatasa, que bloquean la actividad de esta enzima –la aromatasa– utilizada por el organismo para producir estrógeno en los ovarios y otros tejidos.
  • Bloqueo de los efectos del estrógeno. Hay diversos medicamentos que cumplen esta función, interfiriendo en la capacidad del estrógeno para estimular el crecimiento de las células cancerosas.
  • Bloqueo de la función de los ovarios. Llamada también ablación ovárica, puede realizarse mediante cirugía o radiación con el objetivo de reducir las concentraciones de estrógeno en mujeres premenopáusicas. También existen fármacos capaces de suprimir temporalmente la función ovárica.

La terapia hormonal en el cáncer de próstata

Los andrógenos son las hormonas sexuales masculinas que, además de intervenir en la formación y la preservación de las características masculinas, estimulan el crecimiento de los tumores de próstata. En este cáncer, la terapia hormonal puede inhibir la producción de andrógenos, bloquear su acción o cumplir ambos objetivos.

En estadios iniciales del cáncer de próstata, la terapia hormonal suele administrarse después de una cirugía (prostatectomía). También ha demostrado buenos resultados al administrarse antes, durante o después de la radioterapia, reduciendo las probabilidades de que la enfermedad reaparezca e incluso aumentando el tiempo de vida. Bajo una visión integral del paciente, el equipo médico de ALIADA establece la combinación de la terapia hormonal con otros tratamientos.

La terapia hormonal puede utilizarse como tratamiento único en caso de: i) enfermedad metastásica diagnosticada por primera vez, ii) en pacientes que no son candidatos para cirugía o radioterapia y iii) en quienes tienen recurrencia documentada de la enfermedad después de radioterapia o cirugía. En todos estos casos, el tratamiento hormonal cumple una función paliativa que busca aliviar y prevenir los síntomas propios de la enfermedad y retardar su progresión.

Los tipos de terapia hormonal varían según su acción:

  • Reducción de la producción de andrógenos en los testículos. Son las terapias más comunes para el cáncer de próstata. Entre ellas destacan la orquiectomía (castración quirúrgica) y los fármacos «análogos» de la hormona luliberina (LH-RH) que actúan sobre la glándula hipófisis (en el cerebro) para reducir o impedir la producción de andrógenos (castración médica).
  • Bloqueo de la acción de andrógenos. A través de fármacos denominados antiandrógenos que no impiden la producción de andrógenos, sino que reducen la capacidad de éstos para estimular el crecimiento de las células cancerosas en la próstata. Suelen utilizarse en combinación con la orquiectomía o con fármacos «análogos» de la luliberina (bloqueo completo de andrógenos).
  • Bloqueo de la producción de andrógenos en todo el cuerpo. Esta terapia utiliza fármacos denominados «inhibidores sintéticos de andrógenos» que impiden la producción de andrógenos en los testículos, en las glándulas suprarrenales y en las propias células cancerosas de próstata, reduciendo las concentraciones de testosterona en el organismo como ningún otro tratamiento acreditado.

Si desea saber más sobre las opciones o combinaciones de este tratamiento que pueden aplicarse en un tipo de cáncer determinado, indique el tipo de cáncer de su interés:

Si su interés en este tratamiento nace por un diagnóstico reciente de cáncer, le sugerimos visitar también nuestra sección Primeros pasos.

Primeros pasos

en caso de cáncer

doctora carracedo mini

Enfrentar un tratamiento de cáncer puede ser un proceso difícil. Para ayudarle a recorrer ese camino le mostramos los primeros pasos.